Matcha Te

Cómo hacer un Matcha latte

Como ya hemos visto, el matcha no está limitado a su uso en infusión, sino que tiene diferentes usos como elaborar postres, helados y batidos. De hecho, en la cultura japonesa, se elaboran múltiples recetas de repostería con este ingrediente.

Para comenzar a incorporar el té matcha en la cocina, lo mejor es dar los primeros pasos con el clásico matcha latte, una bebida generalmente caliente, aunque también puede consumirse fría, que cada vez es más elegida para cualquier momento del día, o para acompañar maridajes dulces.

Si bien esta variedad de té se puede añadir fácilmente a todo tipo de preparaciones, desde batidos hasta helados, es en la repostería donde es más utilizada ya que otorga un inconfundible toque a todo tipo de dulces.

Tabla de contenidos

Matcha latte

Además, todas estas comidas deliciosas pueden ser acompañadas con un sabroso matcha latte. Esta preparación de té matcha se elabora con leche caliente con espuma, y es ofrecida en muchos bares y cadenas de café, y además los adornan con crema o helado para darle un distintivo más dulce y colorido.

Ingredientes:

  • 1/2 cucharadita de té matcha en polvo
  • 1 taza de leche
  • 2 cucharadas de agua caliente
  • Opcional: miel o estevia para endulzar

Se calienta el agua a 80 grados centígrados. Mientras tanto, se coloca la cucharadita de matcha en la taza o en el cuenco en el que se vaya a servir el té.

Cuando el agua esté caliente, agregarlo poco a poco a la taza y mezclar suavemente hasta que el polvo se disuelva y consiga bastante espuma. Luego, se calienta la leche y se agrega al té matcha. Se puede endulzar con miel.